La industria de la belleza será sostenible o no será. Si esta última semana de la Alta Costura parisina ha sentado las bases del que será el diseño de moda del futuro -circular, ecológico y sostenible-, en el mundo de la cosmética y el maquillaje llevamos un largo camino recorrido que aún tiene que dar el do de pecho. “Aprobamos nuestro primer gran programa de sostenibilidad en 2013, pero en los últimos años se ha dado un gran paso y 2030 será el verdadero momento de la transformación”, explicaba aquí Íñigo Larraya, director de sostenibilidad y RSC de L’Oréal. La misma intención y el mismo objetivo temporal tiene otra de las grandes de la industria: Procter & Gamble habla de impulsar siempre a sus marcas más responsables para con la sostenibilidad social y medioambiental que innovan en formulaciones e ingredientes.

No es que no vayan desencaminados; es que están encaminándonos a nosotros hacia un nuevo tipo de consumo y, sobre todo, un nuevo tipo de producto no solo menos nocivo para el medioambiente sino también, y sobre todo, más respetuoso con nuestros cuerpos. Tras el confinamiento, el consumidor post Covid-19 se preocupa por el medio ambiente y tiene la voluntad de practicar un consumo sostenible”.

Es en esa búsqueda cuando aparecen las grandes firmas que de verdad pelean por conseguirlo y que, si realmente lo hacen bien, acaban imponiéndose por una o innumerables vías. Ha sucedido en los últimos meses con Manucurist: una marca francesa de lacas de uñas que ha revolucionado el mercado y hecho historia. Comenzó conquistando Instagram y ha logrado convencer al consumidor a golpe de efectividad y conciencia ecológica. Aunque el origen de la marca data de 1996, no fue hasta 2015, momento en el que su actual propietaria Gaëlle Lebrat-Personnaz se hizo cargo de ella, cuando consiguió fama internacional y logró llevar la industria de la manicura a otro nivel. “Había que comenzar una nueva historia y dar un paso más allá: eso, en estos tiempos, significaba volverse completamente ecológico”, cuenta ella misma sobre sus orígenes.

Tiempo de Nail Polish Index

Si el Lipstick Effect (o Lipstick Index) que acuñó Leonard Lauder para definir el aumento de ventas de labiales tras una crisis económica lleva décadas haciéndose realidad, el último bache -Covid y mascarillas mediante- lo ha cambiado todo. Contra todo pronóstico y aunque vaticinábamos un adiós al ‘nail art’, el Nail Polish Index que la revista Time ya reconoció en 2011, vuelve a revivir en esta era post-pandemia. 

Hoy, las lacas de uñas son las nuevas barras de labios, nuestro tiempo en casa y un mayor afán por los autocuidados han sustituido las visitas rápidas a los centros de belleza, y estamos más preocupados que nunca por el planeta que dejaremos a las próximas generaciones. Así que el fenómeno logrado por Manucurist no sorprende a nadie: se trata de una manicura semipermanente que puedes hacerte en casa, cuyos productos están elaborados con ingredientes naturales, veganos y ecológicos y que, además, vas a retirarte de forma sencilla y sin dañar tus uñas.

Y es que en Manucurist comenzaron definiendo una estricta lista negra de hasta nueve ingredientes que la marca ha vetado al 100% en sus formulaciones. Para lograrlas por completo ecológicas, veganas y cruelty free, han dicho adiós a todo tipo de DBP, alcanfor, xileno, formaldehído, tosilamida de etilo, trifenilfosfato, benzofenonas, monómeros sensibilizantes e hidroquinonas. La decisión conlleva una búsqueda incansable de alternativas saludables a estas sustancias que se utilizaban tradicionalmente y que no comprometan la eficacia y el acabado del producto. Así que, sorprendentemente, en este nuevo tipo de esmaltes predominan extractos de patata, trigo, mandioca o algodón y hasta un 84% de ingredientes totalmente naturales.

Resultados reales: lo hemos probado

Decir que los esmaltes de Manucurist -llamados Green Flash– son los primeros y únicos geles semipermanentes del mundo compuestos por ingredientes naturales suena a fantasía. Sin embargo, utilizarlos lo es aún más. Para vivir en primera persona la experiencia, la marca ha puesto a la venta un kit básico que incluye lámpara LED, base, dos colores icónicos de Green Flash (la colección completa incluye hasta 38 tonos distintos que se pueden adquirir por separado), top coat acabado brillo y su quitaesmalte 100% de base biológica y sin acetona que hidrata la uña a la vez que la desmaquilla.

El paso a paso es sencillo y ya estamos familiarizadas con él. Aplica primero la base y seca bajo la lámpara durante un minuto, después el color -dos capas y un minuto de secado cada una-, y por último el brillo, dejándolo secar durante dos minutos. En el caso de Manucurist no es necesario que finalices con quitaesmalte, sino que el acabado quedará liso, brillante y completamente seco al instante. Aunque no durará eternamente, lucirás una manicura de acabado profesional durante 10-12 días y amarás su esmaltado fino que no parece un pegote de plástico. Pero lo mejor es que podrás retirarla tan solo con quitaesmalte: empapa un disco de algodón, déjalo reposar un minuto sobre la uña y retira.

 

Fuente: https://smoda.elpais.com/

Suscríbete a nuestro Newsletter

Te mantendremos al día de todas nuestras promociones, novedades, ofertas, diseños...

Consentimiento

Suscripción realizada con éxito! Solo queda un paso... confirmar la suscripción a través del correo electrónico que te acabamos de enviar!

Pin It on Pinterest

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad